La oniroteca en cuarentena

Sueños en tiempo de pandemia

julio 2020

Sueño CL

"No recuerdo todo. Sólo recuerdo la imagen de mi cuerpo desnudo con los brazos hacia arriba mostrando los vellos de mis axilas. Los vellos se extendían desde las axilas hasta los pies. Todo lleno de vello en dos franjas laterales de mi cuerpo, como dos caminos negros de hierba".

Noche del 1 de julio 2020, K. 33 años, Madrid

Sueño CLI

"Soñé con mi abuelo, yo le perseguía, estaba angustiado porque no lo encontraba, él escapaba".

Mi abuelo murió por el covid. Yo nunca recuerdo los sueños. Esta vez sí he recordado. 

12-13 de julio 2020, JM. 45 años, Madrid

 

SUEÑO CLII

"Te soñé. Nada malo, pero amanezco triste"

Victoria. México 19 de julio. Mensaje de texto enviado a su hija que vive en España.

Sueño CLIII

"Me cuelo en la universidad para comerme los snacks que le dan a otros. Me hago pasar por una alumna bailarina y les robo las patatas fritas . Luego, en la grada atestada de pupitres, están mis compañeros estudiando . Estudian números , fórmulas, y todos parecen muy convencidos. Yo no he abierto un libro aún , y no entiendo porque la economía es necesaria pasa ser directora de actores.

Yo quiero pasarlo bien . Voy a ver un espectáculo al salón de actos al aire libre . Ahí está Mario , mi compañero del colegio , sentado a mi lado . Quiero follar con el . Me da besos en el cuello, todo el mundo lo ve, pero no me importa , tengo el recuerdo de haber follado antes con él, de sus labios carnosos como dos melocotones. Todos desaparecen, él ahora tiene otro aspecto, y me dice que tiene muchas preocupaciones como para follar conmigo ahora. Yo veo su caja de monedas con banderas, y me imagino que la criptomoneda se ha ido a pique . Luego le veo llevándose a dos chicas por el hombro, y me doy cuenta entonces de que el problema soy yo.

Me he quedado sola en ese patio de butacas de circo romano . Se han esfumado. Subo las escaleras para salir . Una chica, está tallando en la piedra un cartel : “She is a bitch “. Por eso han huido todos... todos han visto el cartel, todos piensan que soy una zorra".

Sueño CLIV

"Mi hermana avanza con el coche. No ve que está lleno de agua. No ve que la calle es demasiado estrecha y está llena de guijarros . No logramos avanzar. No sé cómo salir de ahí".

 

Leticia , Madrid, 29. 13 de julio de 2020.

Sueño CLV

"Entro en el hall del teatro. Todo está igual. Cada lámpara, silla, sofá y mesita en su lugar. Su aroma mezcla de utopía y friegasuelos me envuelve. Paso junto a la pequeña oficina transparente. La cabeza de caballo colgada en la columna, pipa en boca, me observa amable. Continúo hacia la barra que tantas y tantas cervezas soportó. Blanca y resplandeciente, allí donde en su día se entregaban tickets para asistir a los sueños, permanece ahora la nada en una semipenumbra que indica que está cerrado. Frente a ella, el sofá rojo isabelino en el que una vez durmió una mariposa. Miro las bombillas que forman las letras de parte del letrero que cuelga del techo: una g, una a, una r, otra a, una j y una e, que esperan la apertura de la sala para volver a brillar. Me siento alegre. Me siento en casa. El local sigue siendo tan bonito y teniendo un áurea, una energía tan especial, que experimento auténtico gozo mientras lo recorro hasta el enorme telón rojo. Tras él, todo es como antes del cierre: diáfano, blanco, luminoso... Me detengo a descansar en una de las gradas móviles en la que un día tanto disfruté. Noto una fuerte unión con el lugar, una especie de vinculo o nexo entre ambos.

No recuerdo mucho más… salvo despertar con la sensación de que en realidad todo ha sido un sueño, un sueño muy parecido a un recuerdo o un recuerdo muy parecido a un sueño. Como si sueño y recuerdo estuviesen unidos como dos partículas entrelazas".

Miguel, Almería. 21 de julio de 2020.

Sueño CLVI

“Estaba en la puerta de un colegio, había un parking, veo a una chica con su bebé. La saludo porque parece que la conozco (en la vida real no sé quién es), veo a tres niñas que salen con uniforme, una de ellas me llama la atención porque aunque las 3 son hermanas solo una es hija de A. Las recoge la mujer de A. y se van. Yo recojo a mis chicas y vamos a Pozuelo cerca de donde vive mi madre. Las chicas en este sueño son como un neón que cuando se ilumina ves las letras y cuando se apaga no las ves. Así están en el sueño intermitentes, unas veces están a mi lado las veo las hablo y al instante estoy sola en el mismo lugar sin ellas (en el sueño no me da intranquilidad). Vemos a mi madre en la calle, hablamos con ella pero se va, se deja las llaves y el bolso como tirado, ha sido como algo repentino, ya no está. Decido recoger sus cosas y esperarla para que cuando vuelva le pueda dar las llaves y pueda entrar en su casa. Entro mientras en una frutería de pronto estoy con las chicas cogiendo fruta que va desapareciendo por momentos sin que nadie la coja. Veo a A. le saludo y empiezo a hablar con él (no recuerdo la conversación) solo un punto en el que le veo triste, parece que va a llorar, me dice que su mujer le ha dejado y me empieza a decir que ella es profesora de yoga y que le ha dicho que tiene una personalidad que identifica con no se que chikún y no puede seguir con el. De pronto las chicas no están y A. me propone recogerme para ir a casa de un amigo suyo a escuchar a una charla y beber, tengo la sensación de volver al pasado y por un lado no querer ir porque se que no encajo con ese tipo de gente pero por otro siento las ganas de volver a estar con él. De pronto vuelven las chicas, y percibo que hace un segundo que estaba hablando con A. tenía la mascarilla puesta y ahora que aparecen las chicas no la tengo. Les recuerdo que se la pongan y me la coloco yo también. Estamos en la fila de caja, llevo una bolsa de fruta que no recuerdo haber cogido. Busco con la mirada a A. pero ya no lo veo, veo a sus amigos pero no me atrevo a decirles nada. Salimos a la calle. Vuelve aparecer la hija de A. solo la veo a ella. Y de repente me veo sola entre una multitud aparentemente una terraza de un bar pero la gente esta de pie, hay mucha gente, me saluda un chico, Rafa (en la vida real ni le conozco). Me sigue y parecen casuales sus actos pero se que quiere estar cerca mía aunque siempre termine rechazándolo, lo intenta varias veces. Coincidimos en el camino para ir a casa, mientras esté chico me habla no le escucho, estoy pensando en A. y en la pena que me ha dado verlo triste. De repente estoy en casa, entro sola todo parece estar oscuro. Encuentro a P. en la ducha, ha puesto media mampara y se le ve prácticamente desnudo, ahí me he despertado”.

Paloma,38 años, Madrid, noche del 21 al 22 de julio de 2020

Sueño CLVII

“Voy caminando por una calle con Lydi y con Marta todo es blanco. Es una calle con las paredes blancas y las casas blancas y ellas van vestidas de blanco. Empezamos a encontrarnos con mucha gente como si fuera una feria pero no hay nada porque todo lo que sería la feria está prohibido. Llegamos a una plaza y el sueño se vuelve más oscuro, es de noche y ya no estoy con Lydi y Marta sino que camino al lado de Belén. Vamos subiendo una calle llegamos a un paso cortado la única manera de salir es subiendo unas escaleras porque detrás de las escaleras hay una fuente muy grande que no podemos bordear. Pero en las escaleras hay gente haciendo cola, están a dos metros de distancia cada uno pero no para pasar las escaleras sino porque las escaleras dan a una sala donde hay una exposición. Como nosotras no queremos ver la exposición decidimos subir las escaleras e ir saltándonos a la gente que nos mira mal. Cuando llegamos arriba nos damos cuenta que no hay salida y que hay para seguir caminando por la calle que está precintada con cinta negra y amarilla que hace bloqueo en la puerta que hay para salir. Intento pasar y al principio no puedo porque da la sensación que el precinto tuviera un resorte que no permite la apertura de la puerta, pero me agacho y entro por un hueco del suelo. Del otro lado hay una silla con un chico que aunque no va vestido de seguridad es como si lo fuera, pero a mi no me dice nada.

Observo las vistas, la fuente gigante y la cuesta por donde hemos subido llena de luces, aunque yo sigo viendo todo como oscuro y apagado. Belén intenta hacer lo mismo que he hecho yo pero el chico de la silla no le deja entrar, la increpa y le dice que si se cree que es tonto que no está permitido el acceso por ahí y que pase por la exposición si quiere salir. Lo vuelve a intentar y el tipo la tira a la fuente. La caída es de unos 2mts de altura. De pronto veo mi cuerpo parado en la acera pero yo salgo del cuerpo y bajo a la fuente a ver cómo está Belén y si puedo ayudarla. Me dice que no me preocupe que saldrá nadando pero la veo que hace esfuerzos por flotar y salir y es como si una piedra atada a su pierna tirará de ella para abajo. Y ahí me he despertado”.

Paloma,38 años, Madrid, del 27 al 28 de julio de 2020.

Sueño CLVIII

Escena 1 Estoy de viaje por algún país oriental (china quizás). Voy haciendo diferentes excursiones por el país en las que solo recuerdo la premura de viajar cada día a un lugar diferente y las ciudades con farolillos.

Escena 2 Estoy en Japón, el país donde voy a pasar más tiempo de visita. Primera parada Tokio, es de noche y hay bastante niebla. Una vez me he establecido salgo a pasear por las calles y voy haciendo fotos a los edificios que voy encontrando, tienen diseños arquitectónicos entre occidentales y orientales con muchos ornamentos y colores.

Escena 3 Me encuentro en una casa de playa desde donde puedo avistar Tokio y a dónde me voy a dirigir cruzando una larga playa de arena amarilla. En la Casa está Bea preparando un taller que va a impartir y mientras lo prepara me pregunta cuáles son los próximos cursos de formación que tengo pendientes de hacer y lo apunta con tiza blanca en una pizarra negra......... ……..Suena el despertador”

Miguel, 45 años Madrid noche del 28 al 29 de julio de 2020